Sistema suizo

El sistema suizo, denominado así por haberse ensayado por primera vez en un torneo de ajedrez en Zurich (en 1905), es muy práctico para aquellos casos en los que existe un gran número de jugadores.

En este sistema, para determinar el número total de rondas hay que partir de la base de que, para definir un líder, es necesario un mínimo de rondas igual a los precisados para un torneo por eliminatorias. Es decir, si hay 2n jugadores, habrá n rondas. Cada plaza adicional que se desee determinar requiere un mínimo de dos rondas más.


Confección de las rondas en el sistema suizo:
  1. Una vez cerrada la inscripción los jugadores se numeran teniendo en cuenta su ranking
  2. Para la primera ronda, ordenados ya los jugadores, la primera mitad se empareja con la segunda
  3. Para la segunda ronda y siguientes se tiene en cuenta el conjunto de reglas, que se aplican según el orden de numeración:
    1. Todos los jugadores se agrupan según su puntuación
    2. Un par de jugadores que se hayan enfrentado una vez, no volverán a hacerlo
    3. Los jugadores de igual puntuación se enfrentarán entre sí, emparejándose de tal modo que, dentro del grupo, su distancia sea la mayor posible
    4. Si la regla 3 no pudiera aplicarse por completo en un mismo grupo, entonces el menor número posible de jugadores de este grupo se emparejarán con jugadores del grupo siguiente. Los jugadores de este último grupo y los del primero que se enfrentan entre sí se denominan flotantes (llamándose flotante ascendente el que se enfrenta con un jugador de puntuación superior y flotante descendente el que posee mayor puntuación)
    5. En lo que respecta a los colores, si un jugador descansa o gana por incomparecencia, se considerará que ha tenido blancas
    6. Para cada jugador su color será tal que tienda a igualar el número total de blancas y negras
    7. Si los jugadores son flotantes tendrá blancas el de menor puntuación

Ejemplo de tarjeta para realizar el emparejamiento en el Sistema Suizo.

NOTA:
Sistemas de desempate más usados:
  • Progresivo: consiste en sumar los subtotales que va obteniendo el jugador en cada ronda. Es decir, sólo depende de los propios resultados, sin tener en cuenta los rivales.
  • Bucholz: es el más usado en los torneos suizos. Consiste en que cada jugador se anote los puntos totales obtenidos por todos sus contrincantes (prescindiendo del resultado de sus partidas con los mismos).
  • Sonneborn-Berger: es el más empleado en el sistema Liga. Consiste en sumar las puntuaciones finales de los jugadores a quienes se ha vencido y añadir al resultado la mitad de la suma de las puntuaciones finales logradas por los jugadores con los que se ha hecho tablas.

(Fuente: MÁXIMO BORRELL. Ajedrez Brillante. Editorial Bruguera, 1975)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada